tantrico8-1-1200×800

Cómo acariciar a una mujer según la técnica del sexo tántrico

Todo el cuerpo de una mujer es extremadamente erógeno, repito, TODO, no solo la vagina, los senos y la boca, abarca desde cómo acaricias el cabello, cómo besas el cuello, hasta cómo pasas ligeramente los dedos por las rodillas, sí, después del pubis también hay millones de sensaciones.

Y no es una exigencia, mucho menos un regaño a nuestros amantes varones, sino un consejo para estudiar bien nuestro cuerpo, mujeres, que muchas veces te tocan en alguna parte, te gusta y dejas que pasen a tercera base sin que descubras bien qué fue lo que te excitó tanto.

El sexo tántrico (Tantra) es el goce sexual que desea alcanzar el equilibrio y la elevación espiritual por medio del cuerpo en comunicación erótica con tu pareja; es una tradición de origen oriental que hace uso de varios ejercicios para controlar la eyaculación. ¡¿KHÉ?! Así como lo leyeron, evita que exista un orgasmo prematuro para que ambos puedan gozar por más tiempo, así como invitar a vivir de manera erótica todo instante del acto sexual.

Existen millones de ejercicios para hacer uso de esta práctica, desde aprender a respirar correctamente, hasta ejercicios del abdomen bajo para tener múltiples orgasmos. También hay posiciones sugeridas para manejar la energía y tener un orgasmo coordinado. Nada más para antojarlos, existe una posición llamada “Navegando por el río”, poético y sucio al mismo tiempo.

Pero paso a paso, empecemos por el origen de la excitación: la caricia. A continuación te presentamos algunas técnicas para acariciar a una mujer según el sexo tántrico. Recuerda, no se toquen como robots por intentar seguir instrucciones, aquí lo que importa es gozar del cuerpo, fluyan según su lenguaje corporal.

Presión estática: Colocar la mano en el cuerpo de la mujer y presionar con suavidad sin mover la mano. Zonas sugeridas: su mano, nuca, abdomen, cintura, espalda baja, entre las piernas. Evita la zona genital o los senos. Pro tip: tease. Duración aproximada: 1 min.

Presión dinámica: Mismas zonas, misma fuerza, pero esta vez utiliza toda la mano, dedos y palma, pasea por el cuerpo de tu amante con las manos. Recuerda, abstente de los senos y los genitales. Duración aproximada: 1 min.

Unión de palmas: Después de haberse acariciado, junten sus palmas. Esto producirá un intercambio de bioenergía, el cual favorece la actividad sexual y facilita la eliminación de pensamientos negativos y bloqueos. Duración: 1 min.

Después de haberse manoseado un par de minutos (claro, el comúnmente llamado “faje” puede durar lo que el cuerpo pida, la duración es simplemente una sugerencia), es momento de pasar a las grandes ligas: las caricias genitales.

Para la parte íntima femenina lo mejor es no llegar directamente a la vagina, sino a sus alrededores. No hay nada más sexy que un hombre que sabe acariciar sin meter bruscamente los dedos o sacudir el clítoris como si quisiera sacarle brillo. Hay que hacerlo con delicadeza. Tampoco como si nos fuéramos a romper con la punta del dedo. Si de plano no sabes cuánta fuerza, pregunta, tu chica te responderá. Acaricia los muslos, el vello púbico y ve bajando poco a poco. Imagina que las mujeres somos como pequeños y suaves gatos, así como acaricias a algo delicado y adorable, así es el promedio de caricias hacia las chicas.

Entonces, con la punta de los dedos, acaricia el contorno de la vulva y baja alrededor de los labios. Suavemente, ve tocando los labios mayores mediante ligeros pellizcos para que éstos se abran de la excitación. Sube y baja, moja todo el contorno de la vagina con el lubricante que produce su cuerpo.

Cuando sientas que está en el punto más alto, entonces comienza a acariciar el clítoris. Una de las técnicas para tocarlo es hacerlo muy lentamente. Se recomienda que este tipo de caricia dure alrededor de 5 minutos, bajando, subiendo, haciendo un círculo, pero debe ser muy lento, todavía más lento. Es un ejercicio de paciencia y de conocer el cuerpo de tu pareja. Al principio ambos se van a sentir raros, quizá sientan que se están aburriendo, pero ¡concéntrese!, el clítoris comenzará a ensancharse de la excitación.

Listo, esta es la guía básica de cómo acariciar a una linda y bella mujer según las técnicas del sexo tántrico. Ya lo que le siga, depende de ti campeón, aquí simplemente te damos el paso 1 de los 845,698 pasos para complacer a una mujer. Te ayudamos a abrir la puerta, ya tú decides cómo entrar.

Buena suerte, y recuerda, ¡GO-ZA-LA!

Referencia: “Cómo practicar sexo tántrico” Manual ilustrado, Abraham Vatek.