Síguenos

Newsleather

PUNTO G

Hablando de tríos y chicas unicornio…

Si cuando viste el título de esta nota pensaste en diamantina y arcoíris puedes detenerte. Cuando hablo de chicas unicornio, no me refiero a las chicas que gustan de andar por la vida creyéndose esos caballos mitológicos cornudos, lo cual aclaro, es totalmente respetable, cada quien sus viajes.

Las chicas unicornio a las que me refiero, son chicas bisexuales que disfrutan tener sexo con parejas heterosexuales, en donde de preferencia la fémina de la relación, también tenga algo de bi.

El termino comenzó a usarse desde hace ya varios años. ¿Por qué unicornios? Porque al igual que esas fantásticas criaturas, las chicas unicornio no son tan fáciles de encontrar, son mujeres que están dispuestas a compartir un poco de ellas con relaciones consolidadas, en las que no necesariamente terminan recibiendo algo reciproco. La pareja es la que define un poco más las reglas y puede pasar que si la mujer no es bisexual, la fantástica unicornio termine siendo más un objeto de placer para ellos, que una integrante de ese momentáneo trío, aunque a veces, las chicas unicornio puedan compartir más de una vez con la misma pareja. Una de sus reglas es el desapego emocional.

Como mencioné antes no son fáciles de encontrar, pero algunas rondan las apps de citas, si ves por ahí el ícono de un unicornio, es posible que sea el perfil de alguien dispuesta a entrarle a una terna. Y aquí he de hacer una confesión, yo sin saberlo, una vez me convertí en unicornio.

Mis catastróficos acercamientos a los tríos siempre han resultado bastante mal y es que nunca fue algo propuesto por mi y mis entonces parejas, sino que de alguna forma terminaba en situaciones de las que salía corriendo; y no porque careciera del deseo y la curiosidad de cumplir esa fantasía, sino porque siempre parecía algo consensuado entre mi pareja y la tercer persona. Supongo que me veían bastante alivianada y se sentían seguros de mi participación, pero desgraciadamente ni esas chicas me gustaban, ni mis parejas tuvieron el tacto de hacer bien las cosas, pero eso es algo de lo que hablaremos en otra ocasión, para no desviarme del tema, déjenme contarles de cuando su servidora se volvió unicornio.

Cierto día estaba yo con una pareja de amigos, ella más amiga mía y él su novio. El calor de la noche, unos tragos y de pronto estábamos hablando de la curiosidad de ellos de tener un trío, pero de la dificultad de encontrar a alguien con quien tuvieran la confianza de saber que después no sería un problema. Una cosa llevo a la otra y yo terminé proponiéndome como esa pieza faltante para llevar a cabo el experimento.

Las reglas fueron claras, él y yo no podríamos tener contacto, así es que una vez más la experiencia fue un poco fallida, pues creo que el verdadero placer fue más que nada para ella, mi amiga, ya que los dos nos dedicamos a tocarla, besarla, etc. Sin embargo, fue grato el darles algo que quizás fortaleció algunas cosas entre ellos y disfruté de sentir el placer compartido, entiendo bien la búsqueda del encanto por este medio de esas chicas unicornio.

Yo por lo pronto sigo fantaseando con que alguna vez mi chico y yo podamos llevar a cabo esa fantasía que creo, es muy común en la mayoría de las parejas y si encontramos a un ser mitológico de ojos grandes, tal vez le pida que nos enseñe un camino hacía el arcoíris, para cabalgar hacía allá los tres juntos. Sueños húmedos a todos, por lo pronto me despido ¡aurevoir!

Newsleather

clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LUIS ROYO: EL AMO DEL ARTE FANTÁSTICO Y EL EROTISMO GÓTICO

PUNTO G

Museos Eróticos para visitar pasada la cuarentena…

PUNTO G

El Swing de la golfista sexy Paige Spiranac en cuarentena

SUDOR

“A Step Away”, el musical de Brazzers

PORN

Síguenos
Newsleather