Síguenos

Newsleather

PUNTO G

¿Qué convierte a una mundana en diosa de nuestras fantasías?

¡Existen diosas de carne y hueso! Es neta, y definitivamente poseen las cualidades y estrategias más poderosas que un hombre pudiera imaginarse: las inesperadas, las que hacen a cada una diferente de la otra. Sin perseguir esquemas pre diseñados ni convenciones sociales, con sus características y con la libertad que otorga la confianza.

Chicas que desde la primera mirada dejan huella indeleble en nuestras ganas. Seguramente no soy el único que ha tenido la fortuna de echar pasión con una chica de esas que le vuelan a uno el coco y que hierven la sangre con la mínima posibilidad de un entre apasionado. Conozco algunas con las que una noche no basta y con las que se desayuna el mañanero entre bromas y risas, entre caricias y la regadera.

Este es un homenaje para ellas y una invitación abierta (una súplica, a decir verdad) a las que aún no se descubren ni se asumen como tales. Una palabra suya bastará para tenernos a sus plantas.

¡Chéquenlo!

DE ENTRADA

¿Qué convierte a una chica ordinaria en lo primero en nuestras mentes cuando se nos revuelven las hormonas?; cabe anotar que todas cuentan con características distintas, pero todas tienen lo suyo, la onda es percatarse qué es y sacarle todo el jugo.

Somos seres visuales y el gusto nos entra por los ojos, así que vamos a dejarnos de mamadas y reconozcamos que nos encantan las chicas guapas, ¡A huevo!, cada quien su estilo y sus preferencias, pero a todos nos gusta que la chica en cuestión huela sabroso, luzca limpia, lleve el cabello chingón, ya sea peinado o suelto, o asomándose por el sombrero, la onda es que se vea que le invirtió tiempo y esmero al outfit, porque eso nos da de imaginar y entendemos que así de entregada nos va a salir a la hora del desfogue.

LA TEMPERATURA SE TRANSFORMA EN LOS LABIOS

Vamos a agarrarnos a besos, ¿cómo chingados no?

Hay chicas con labios carnosos, mis favoritas, de hecho, pero el chiste no está en el volumen ni en la forma, sino en el uso, ahí les va… No hay prisa ni nos estamos yendo a ningún lado, tampoco hay necesidad alguna de echar todo a las carreras, los besos lentos son la onda porque lo dejan a uno saborear todas las sensaciones: el aliento calientito, la suavidad y la textura, la humedad de las lenguas, el roce, ligeros gemidos y murmullos, miradas fijas, los ojos cerrados, las manos jugueteando con el cabello uno del otro, las caricias en el rostro y en el cuerpo, con toda la calma.

¡Ah, no mamen, espérenme tantito: el hilito salival…! ¡Sí señoritas!, nos encantan los besos que terminan con un hilo de saliva, las chicas que saben terminar un beso así, ya van de gane.

SIN PELOS EN LA LENGUA

Ahora sí vámonos con lo sabroso, ¿Qué nos encanta durante el sexo?, creo que aquí estaré abogando por la gran mayoría de adictos a las mujeres; no hay nada que nos ponga más que un pubis depilado, rasurado, lampiño, como quieran llamarle, pero de preferencia nada de pelitos, eso es ochentero, ya de gusto personal un muy buen corte, pero hasta ahí, siendo honestos, al 99% nos pone en boiling point el pubis a la brasileira, ¿Por qué?, porque se ve rico y se antoja pasarse un buen rato practicándoles sexo oral, créanlo o no, existimos personas a las que nos encanta bajarnos por los chescos y humedecerlas hasta desesperarlas de placer.

TOUCH IT

Señoritas, un aplauso estruendoso para ustedes que se tocan durante el ensabanamiento, es maravilloso ver cómo aderezan la pasión acariciándose los senos o estimulándose el clítoris durante el acto, nos fascina tocarlas y estimularlas por mano propia, seguro, pero cuando ustedes lo hacen, nosotros perdemos hasta la última gota de cordura; y qué decir de lo que nos sucede cuando dejan que las contemplemos mientras se masturban… ¡Uf!

DIME LO QUE QUIERAS

Literal y sin antifaces, los hombres veneramos a las chicas que saben exactamente lo que quieren y que lo dicen como viene: ¡muérdeme las boobs!, ¡ábreme las nalgas!, ¡dame más!, ¡quiero más!, ¡me ven-go…!

A LA DERIVA

Ya entrados en sinceridades, he de ser de lo más franco y reconocer que las meras meras son las que proponen cosas nuevas, las que toman la iniciativa dentro y fuera de la cama, las que no se asustan si se nos antoja un rapidito en la playita, en el camión, en el avión, en la autopista (con el coche rodando, pruébenlo y con mucho cuidado), en el baño del antro, en la terraza de la casa, en la azotea, al aire libre, en la alberca, en las escaleras, en la oficina, en la parte de atrás de una pick up, mientras los compadres van al frente, en la casa de los viejos, en donde la gana se nos pegue, ustedes son las diosas, nuestras reinas, nuestras locas, nos fascina que se dejen llevar y que también tomen la iniciativa para darnos sexo oral, seguramente no les extraña, pero definitivamente nos fascinan esos detallitos de darnos una dosis breve nomás por gusto y donde caiga…

¡ARRE, LULÚ!

Lo de hoy es mantenerse en movimiento, ¿cierto?, pues que aplique en todo, por favor, no saben de todo lo que somos capaces cuando nos encontramos con una de esas incomparables chiquitas que no se conforman con estar arriba, sino que les encanta lucirse con movimientos de cadera que a uno le vuelan la cabeza, nada como una mujer que sabe menear las caderas como la más de las danzas polinesias y que además te mira de modo retador, como diciéndote que no te la vas a acabar, por ahí escuché alguna vez: ¡las que se saben matar solas! Nos encanta que nos avisen cuando se están corriendo y que nos miren de frente, que nos rasguñen el pecho mientras el ritmo va marcando la calidad del orgasmo, que se agachen a besarnos cuando la venida está en pleno, que nos lleven las manos a sus nalgas para controlar las contracciones, que nos hagan partícipes del espectáculo.

A MORDIDAS NOS LLEVAMOS

Cuando hablamos de perrito, no nos referimos estrictamente a la posición cuatro patas que es una delicia, además, toca turno hablar de una práctica que no es particular de nadie, muchos juran que hay mujeres con perrito, pero nel, no es que vengan con esta cualidad de fábrica, se trata de unas contracciones internas deliciosas que literalmente le exprimen a uno hasta la última gota.

¿En qué consiste? Pueden consultar la fórmula con su ginecólogo o en alguna página en línea que sea de su confianza, yo sólo les puedo adelantar que se trata de los famosos Kegels, un ejercicio que va de contraer y relajar los músculos pélvicos y ayuda a conseguir mayor placer sexual, practicarlo durante la penetración es una maravilla, ya que nos aprieta deliciosamente el artefacto y si lo hacen justo cuando estamos a punto de corrernos, ustedes también van alcanzar un gran orgasmo, pues las contracciones combinadas provocan una enorme variedad de sensaciones que difícilmente podría un ser humano describir.

A GRITO ABIERTO

Ya por no dejar, me voy a quitar el sombrero por todas ustedes que se reconocen diosas en la cama y en cualquier parte del mundo; por las que no se quejan de una lonjita y mejor se ponen a ponerle duro hasta que desaparezca; por ustedes que no apagan la luz para esconderse y nos dejan disfrutarlas completitas; por ustedes que proponen una tarde de porno y aprendizaje; por ustedes que no se conforman con un brinco y se aguantan otros dos; por ustedes que hacen trizas la rutina; por las que llegan con cerveza, minifalda y camiseta de tirantes (sin bra, obvio) para secuestrarnos un fin de semana lejos de los amigotes y del fucho; por las que lo hacen bajo la lluvia, sobre la arena, arriba de un árbol, en la alfombra, en cualquier parte…

Por las diosas que le ponen imaginación y buen humor al fucking

¡Salud!

Atte. El Pinchi Diablo.

Newsleather

clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LUIS ROYO: EL AMO DEL ARTE FANTÁSTICO Y EL EROTISMO GÓTICO

PUNTO G

Hablando de tríos y chicas unicornio…

PUNTO G

“A Step Away”, el musical de Brazzers

PORN

12 frases de María Félix en “Modo Perra” sobre el sexo

CINEFILIA

Síguenos
Newsleather